24 de noviembre de 2016

La prensa canaria sigue ofreciendo nuevos datos sobre la Operación Vara contra la agencia 18 Lovas

Jueves, 24 de noviembre.

Anuncio promocional de la agencia 18 Lovas en Internet
Redacción
Los periódicos Canarias7 y La Provincia siguen ofreciendo información sobre la Operación Vara (denominación policial en clave) que se sigue contra la agencia de modelos, azafatas, animadoras y gogós 18 Lovas, por la que se encuentra detenido un joven empresario agüimense, mientras que otras cinco personas se encuentran en libertad con cargos.
Así, Canarias7 recogía en su edición de ayer las diligencias previas abiertas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria que dan cuenta de una serie de conversaciones telefónicas intervenidas a A.A.B., actualmente en prisión, con "uno de sus clientes", en las que hablan de niñas de centros de acogida y de jóvenes con angustias económicas como objeto de sus deseos sexuales y mercancía adquirible.
Según la información del diario grancanario, "el Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Policía Nacional detalla en el sumario que el 27 de agosto pasado, uno de los clientes llama al teléfono del ahora detenido, intervenido por orden judicial, y le informa que está interesado en contactar con una de las chicas con las que ya había tenido una cita en otras ocasiones".
Por su parte, La Provincia informa, también en edición de ayer, que la red de prostitución de las 18 Lovas "buscaba a niñas que llegaban a contar con apenas 15 años en los centros de menores y a través de la red social Instagram", donde según manifestaban los implicados, "se encuentran las niñas más guapas de Canarias".
La investigación del caso, continúa el artículo, "ha podido constatar que las personas implicadas conocían que las chicas eran menores de edad, entre otras razones por el aspecto físico aniñado de algunas de ellas". Asimismo, indica que entre las conversaciones intervenidas al supuesto proxeneta que se encontraba al frente de 18 Lovas cuando trataba de ofrecer un servicio a una de las chicas con una de las cinco personas en libertad con cargos, ésta le pide "que le hable rápido por teléfono porque está en el recreo". 
La trama, añade el periódico, "trabajaba con amigos y con un selecto grupo de clientes con un medio y alto poder adquisitivo y buscaba a las chicas organizando eventos en locales de prestigio para darle mayor credibilidad y proyección", mientras que "se expandía por varios municipios de la isla al disponer de viviendas que servían como prostíbulos encubiertos por su discreción y apariencia de residencias rurales".
De momento, tal y como informa ABC, la operación policial que las autoridades judiciales mantiene abierta bajo secreto de sumario trata de encontrar material con menores que haya podido ser eliminado de la red, mientras que "el Instituto Canario de la Mujer y los técnicos con competencias en el área de Menores permanecen a la espera para saber si personarse en este proceso".
Los cuerpos de seguridad del Estado, indica el citado diario, "están trabajando en la detección de vídeos y presencia en redes sociales, plataformas como WhatsApp y webs tipo Porhub de las chicas que pedían trabajo como azafatas de eventos y que acababan siendo empleadas, incluso en el caso de las menores de edad, en fiestas con empresarios del ámbito del turismo, el ocio y la restauración de las islas".